Libros

Qualityland, ¿Es este nuestro futuro?

El autor, en Qualityland, retrata, de manera satírica, una sociedad en el futuro. Un futuro al que la pandemia nos ha abocado a gran velocidad, ya que quien nos iba a decir que íbamos a estar tres meses sin salir de casa, teletrabajando muchos de nosotros, asisitiendo al colegio nuestros hijos desde el ordenador, haciendo los exámenes de la misma manera, total en el plazo de tres meses de pandemia, y de un año de una vida diferente,  hemos pasado del pasado al futuro, mucho mas rápido de lo que nos gustaría.

Así que estamos en un futuro no lejano, en Qualityland, una sociedad tecnológicamente avanzada, coches sin conductor, la tecnología se encarga de hasta nuestro más intimo deseo, antes de que nosotros mismos lo conozcamos…un mundo lleno de facilidades, siempre que nosotros nos adaptemos al esquema establecido. Porque el sistema nos evalúa y nos clasifica en categorías según sea nuestra formación, nuestra salud, y otros parámetros que nos proporcionan puntos para avanzar en la escala social. Estos puntos te dan ventajas respecto a los demás y te hacen más fácil tu vida.

Todas las acciones de una persona son automáticamente procesadas para premiar a los ciudadanos que hacen lo que se espera de ellos o castigar a los que se apartan del rol que se les ha asignado, o son menos útiles a la sociedad.

Se aplican chips a los bebés para calmarles, se asignan canguros robóticos a los buenos padres para que graben un resumen de los mejores momentos del día, y que tengan la sensación de no haberse perdido nada. Hay aplicaciones que te envían a casa productos que “necesitas”. Pero, … ¿qué ocurre si realmente te llega algo que no necesitas y lo quieres devolver? , ¿Cuándo el sistema se equivoca?, ¿cómo puedes luchar contra ello?, ¿cómo reivindicar tu integridad personal?, ¿Cómo conseguir de nuevo tu privacidad?,

¿ Habéis pensado que esto ya está pasando y que gracias a vuestras redes y a vuestros móviles  ya podéis saber en donde habéis estado en los últimos años?

Porque al final se trata de esto, de saber si somos quien somos o quien el resto del mundo cree que somos.

Y una vez en este dilema ¿Qué ocurriría si estamos encasillados en un personaje diferente de nuestro yo y en algún momento nos cansamos del personaje y queremos recuperar nuestra vida?, ¿Seríamos capaces o tendríamos que seguir para siempre  la corriente a los demás?

Porque al final esto es lo que le ocurre a Peter Sinempleo, que a pesar de que como todos en Qualityland su objetivo en la vida es subir de categoría social, llega un momento en el que se da cuenta de que No a cualquier precio.

¿Es Qualityland el mundo al que estamos abocados?