Juegos para pensar

¿A QUÉ JUGAMOS HOY

¿A Qué jugamos hoy?

 

 

Carcassone ha sido unos de los juegos más vendidos en Praxis estas navidades. Por si no lo habéis estrenado, o si necesitáis ayuda con las instrucciones…

 

 

 

 

 

Bienvenido a Carcassonne! Juego de mesa fácil para toda la familia.

La ciudad de Carcasona, en el sureste de Francia, es famosa por su ciudadela amurallada que data de la época romana y medieval. Los jugadores intentarán hacer fortuna situando a sus seguidores en los caminos, monasterios y granjas que hay en la región, una región que irá cambiando a medida que avance el juego, ya que ellos mismos irán construyendo ciudades amuralladas, y su importancia dependerá de su pericia y arrojo.. Disponer acertadamente a estos seguidores, ya sean bandidos, caballeros, monjes o campesinos, será indispensable para alcanzar la victoria.

Este juego de mesa es muy sencillo y está recomendado para mayores de 7 años. El tiempo medio de partida es de unos 35 minutos aprox. y se pueden jugar de 2 a 5 jugadores. Hay expansiones que te permitirán añadir un jugador más y así hacerlas partidas más competitivas.

¿De qué trata Carcassonne? ¿Cuál es el objetivo del juego?

Los jugadores iremos colocando por turnos las fichas de terreno según las vayamos sacando de una bolsa ciega que tendremos a ese efecto. De esta forma iremos creando caminos, construyendo ciudades, visitando monasterios y cultivando los campos de la región. A su vez, iremos poniendo nuestros seguidores como bandidos, caballeros, monjes o campesinos. Estos seguidores nos aportarán puntos de victoria durante el transcurso del juego y al final del mismo.

¿Cómo pueden ser las fichas y cómo hay que colocarlas?

Las fichas pueden contener trozos de camino, trozos de ciudad, caminos y ciudades, cruces de caminos y monasterios. Como podéis ver en la imagen son como un puzle. Todas tienen que ser colocadas de acuerdo con las que tienen algún lado adyacente.

Aunque cojas una ficha que no te beneficie tienes que colocarla, a pesar de que le  des puntos a otro jugador. En el caso de que extrañamente no se pueda colocar en ningún sitio, esta ficha se deshecha.

Tus seguidores únicamente puedes ponerlos en las fichas que acabas de jugar. Además sólo puedes poner un seguidor por ficha, no puede haber más de uno. Si en la misma ficha tienes ciudad y camino, tendrás que decidir dónde te interesa más ponerlo. A la hora de colocar un seguidor sólo podrás ponerlo si ese camino o ciudad no pertenece a nadie antes, es decir, si pones una loseta con un camino en un camino que ya está ocupado por un jugador, no puedes poner tu seguidor. Lo mismo pasa con las ciudades y los campos.

Lo que si que puedes hacer es colocar un seguidor tuyo en un camino, campo o ciudad nuevo, que no esté ocupado por ningún otro seguidor y luego unir la ciudad, el campo o el camino al de otro y así compartir los puntos entre los dos, tres…

¡Gana el que más puntos tenga!

Cada ficha de camino vale 1 punto y se suman cuando un camino está cerrado, bien porque acaba en una ciudad, bien porque acaba en un monasterio o un cruce. Tiene que estar cerrado por los dos lados. En este momento, si el camino tiene 5 fichas, te sumarías 5 puntos y recuperarías el seguidor para utilizarlo en otro lugar. .

Con las ciudades funciona igual, cada ficha que contenga trozos de una ciudad cerrada, y se considera cerrada cuando está totalmente rodeada por murallas, vale 2 puntos, a excepción de fichas de ciudad que tienen un escudo, que valen doble y recuperarías el seguidor.

Los monasterios se consideran acabados cuando están totalmente rodeados por otras fichas. En el momento en el que están totalmente rodeados, se recupera el seguidor y se suman 9 puntos, 8 por las fichas de alrededor y otro punto por la ficha del monasterio.

Este juego de mesa es muy sencillo y a la vez muy estratégico. Puedes ingeniártelas para ir aprovechándote de construcciones de tus adversarios para unirte y sumar tu también los puntos.

Al final de la partida, cuando ya no quedan fichas, se suman puntos por los seguidores que todavía te quedan en juego.

Por cada ficha de camino sumas 1 punto, por ciudades que no están cerradas sumas 1 punto en vez de 2 (las dobles serían 2 puntos). Los monasterios suman por las fichas que los rodean + la ficha del monasterio en si.